TV

Cuando la tele daba miedo

Por Luis Díaz.

Con las complicaciones del COVID-19, actualmente nos vemos obligados a aislarnos del mundo por nuestra propia salud, y sinceramente uno llega a preguntarse qué haríamos si no contáramos con la tecnología de los celulares, Internet, la televisión por cable… 30 años atrás, probablemente no habríamos logrado sobrevivir sin esas comodidades.

Por esta misma contingencia, la televisión abierta local se encuentra escasa de material nuevo y se ve en la obligación de “reinventarse” con material antiguo de comprobado éxito, y el canal estatal cierra sus programaciones con repeticiones de escabrosos programas como “Mea Culpa” y “El Día Menos Pensado”, historias reales de crímenes y fenómenos paranormales presentadas por Carlos Pinto, que en su época dejaban al espectador con un nudo en el cuello.

Eso me trae a la memoria algunos de los terrores más grandes de mi infancia: entre los años 80 y comienzos de los 90 era muy frecuente (y bastante sádico) que la programación televisiva terminara relativamente temprano, y más encima con material de terror que hoy en día es de culto. Ya en los 70s, nuestros padres o abuelos sufrían los horrores de la serie «Sombras Tenebrosas», «Viaje a lo Desconocido» o «Galería Nocturna», mientras que los 80s se exhibía material como «La Dimensión Desconocida», «La Casa del Terror», «Historias de Fantasmas», «Un Paso al Más Allá» y la aún efectiva miniserie «La Noche del Vampiro», entre otras. También se exhibían constantemente películas de la productora británica Hammer, trayéndonos monstruos clásicos como Drácula, Frankenstein y El Hombre Lobo, mientras que su competencia, Amicus, nos aterrorizaban con antologías como «La Bóveda del Terror», «El Club de los Monstruos» y «Cuentos de Ultratumba». Por su parte, Roger Corman nos ofrecía su colección de elegantes adaptaciones de historias de Edgar Allan Poe protagonizadas por ese gigante de la actuación llamado Vincent Price, y Dan Curtis, responsable de la ya mencionada «Sombras Tenebrosas», nos ofrecía productos como «Trilogía de Terror», «Pesadilla Diabólica» y «En lo Profundo de la Noche», con historias simples que iban escalando hasta llegar a finales memorables que nos tuvieron sin pegar un ojo en la noche. También desfilaron las primeras películas de Spielberg, como «Duelo» o «Siniestra Pesadilla», antes de alcanzar la gloria con «Tiburón».

Otros productos como «No le Temas a la Oscuridad», «La Noche de los 1000 Gatos», «Trampa para Turistas», «Hasta que la muerte», etc, eran frecuentes en «Cine de Última Función», «Cine de Trasnoche» o «Cine Nocturno». Y por supuesto, estaban las películas de la naturaleza vengándose contra el hombre: «Abejas Asesinas», «Tarántulas», «Cascabel», «El Imperio de las Hormigas», «Ranas», «La Larga Noche del Terror» (con perros rabiosos) … hasta conejos asesinos gigantes vimos por ahí. Se terminaba la tele y nos veíamos obligados a prender la radio o conversar en familia para calmar los nervios.

Ya a fines de los 80s y entrando en los 90s, vimos material más conocido, como «El Exorcista», «Viernes 13» (que rebautizaron como «Martes 13» por una cuestión cultural), «Pesadilla», «Halloween», «Poltergeist», «El Ente», etc la mayoría con tantos cortes que a veces costaba encontrarles sentido.

Eventualmente crecimos, llego el cable y las susceptibilidades cambiaron. Pero siempre voy a recordar esos terrores que hacían nuestras vidas tan entretenidas, paradójicamente hablando, en una época más simple.

clase

Especial: La vida escolar en la TV

Por Luis Díaz

En el artículo anterior, recordamos algunas de las películas más memorables sobre la vida escolar. Sin embargo, debemos reconocer que, por su extensión, las series de TV nos presentan personajes más interesantes, cuyas personalidades individuales logran desarrollarse más allá de las limitaciones de las producciones cinematográficas. Y al igual que en el cine, hay series televisivas que abarcan los más diversos géneros:

En comedias, tenemos algunas como «Mi Profesor Favorito», «El Profesor Drexell» y la extravagante «Parker Lewis, El Ganador». Sin embargo, entre las más destacables podemos ver “Buenos Días, Maestra”, que tras una temporada fue reinventada y se convirtió en la ya legendaria “Salvado por la Campana”, cambiando el enfoque protagónico de la profesora principal al grupo de estudiantes en su clase. Los nerds y freaks tuvieron su lugar en series como “Freaks and Geeks” y “Primer Año”. Por su parte, la serie “Sex and The City” tiene una curiosa serie-precuela en la forma de “The Carrie Diaries”, e incluso el popular “Chavo del 8” tiene varios episodios ambientados en la escuela, donde los estudiantes muchas veces acaban con la paciencia del Profesor Jirafales quien, a pesar de todo y gracias a su formación clásica, aún tiene fe en los niños. Y en los años 70, estaba “Bienvenido, Kotter”, la primera en mostrar un curso interracial y uno de los primeros trabajos de un desconocido John Travolta.

Del cine a la TV, ha habido adaptaciones de cintas como «Ni Idea», «Ferris Bueller», «Colegio de Descarriados», e inclusive del drama “Fama” (ambientado en una escuela de arte neoyorquina), que contó con 6 saludables temporadas.

En lo más misceláneo, hay series donde los protagonistas se enfrentan tanto a la vida escolar como a situaciones fuera de lo normal, como «Roswell», «Smallville» y la popular «Stranger Things», así como también productos como «Glee» e incluso series animadas como la setentera «Misión: Magia», una lisérgica producción donde vemos una clase interracial cuya profesora es, curiosamente, una bruja (buena, eso sí).

Y, ya más cercanos y realistas, no pueden faltar los dramas como “TV 101”, donde un grupo de estudiantes secundarios crean su propio programa de noticias, las conocidísimas “Beverly Hills 90210”, “The O.C.” y “Dawson’s Creek”, la cruda “13 Reasons Why”, que explora los motivos detrás del suicido de una adolescente, la setentera “Problemas de un Adolescente”, pionera en hablar directamente de temas propios de la juventud, “Los Años Maravillosos”, donde un hombre recuerda su infancia y adolescencia en los años 60, la chilena “El Reemplazante”, donde un profesor sustituto se ve enfrentado a la cruda realidad social de sus estudiantes… y por supuesto, no nos podemos olvidar de la entrañable telenovela mexicana “Carrusel” que se mantiene viva en los recuerdos de todos los que la vieron. Y finalmente, la franquicia canadiense “Degrassi”, a cuyos protagonistas vimos crecer durante 40 años (1979-2019) en cuatro series conectadas que mantenían a muchos de sus actores originales. Degrassi se caracterizó por hablar abiertamente de temas tabúes como el sexo y embarazo en la adolescencia, violencia familiar, abandono, alcoholismo y drogadicción, acoso, y muchos más. Hoy en día, es necesario tener series tan honestas como ésta.

Como escribí antes, definitivamente la etapa escolar es una de las que más nos marcan en la vida, y el material mencionado es un fiel reflejo de ello.

bus-4783539_960_720

Especial: Vuelta a clases en el cine

Sin dudas, una de las etapas más importantes en la vida de toda persona es la época escolar. Por eso no es raro que los colegios y universidades, la comunidad escolar son una buena e inagotable fuente de inspiración para muchas películas.

Hay casos, en que la experiencia escolar puede ser traumática, como le pasa al protagonista de “Pink Floyd: The Wall”, cuyo estricto profesor coarta su libertad creativa durante su infancia, y termina siendo un simbólico ladrillo del muro que lo aisla cada vez más del mundo. También está “Sing Street”, mezcla de comedia romántica, musical y drama que toca varios temas, siendo uno de los más interesantes el conflicto entre el protagonista y el director del colegio, un conservador sacerdote católico que lo castiga por diferentes motivos. Y por supuesto, no pueden faltar los chicos de “El Club de los Cinco” que, siendo tan diferentes, descubren que tienen mucho en común al no ser comprendidos por los adultos, ya sean sus propios padres o el director del colegio (dirigida por el fallecido John Hughes, nombre clave en la creación de algunas de las películas más famosas del cine adolescente-escolar ‘80s).

El bullying también es tema frecuente en muchas películas, pasando por diferentes casos. En “Karate Kid”, Daniel Larusso cae víctima de los Cobra Kai, un grupo de karatecas que también estudian en su colegio y que lo atacan mayormente por un tema de celos de su líder. Por su parte, el inofensivo Jerry Mitchell hace lo imposible para evitar una posible confrontación fatal con el peligroso Buddy Revell a la salida de clases en “Cita con el Peligro”, pero nada de lo que intenta resulta y el tiempo se le acaba. Y Clifford debe recurrir a medidas más drásticas y recurre a Linderman, un adolescente de mala reputación, para defenderlo del matón Moody en “Mi Guardaespaldas”. Y aunque sean comedias, las experiencias de Josie Geller en “Jamás Besada” y de los miembros de la fraternidad Lambda Lambda Lambda en “La Venganza de los Nerds” no pasan desapercibidas. Aún más lejos, las amigas Romy White y Michele Weinberger se inventan carreras exitosas para evitar las burlas de sus ex-compañeros durante una reunión en “Romy y Michele”. En cuanto al cine de terror, ya vemos qué pasa cuando una víctima constante de bullying descubre su poder justo cuando la ridiculizan durante la fiesta de graduación (Carrie). Finamente, y mucho más seria, “Elephant” de Gus Van Sant toma elementos del caso real de la masacre de Columbine High para mostrar a dos amigos que disparan contra sus compañeros y profesores tras ser víctimas de bullying por muchos años.

Muy de cerca lay discriminación que se ve en comedias como “Chicas Pesadas”, “Alguien Maravilloso”, “La Chica de Rosa”, “Soul Man”, “Napoleon Dynamite” y “Un Muchacho como Todos”, donde la joven Terry, acusando discriminación por su sexo, decide hacerse pasar por un chico para ver si sus reportajes realmente son buenos. En cintas más serias, David Greene se enfrenta al antisemitismo de sus compañeros en “Código de honor” y en la chilena “Machuca”, un proyecto para integrar estudiantes de origen humilde en un exclusivo colegio es visto con malos ojos por los apoderados, justo en los días previos al golpe de estado.

También están los profesores inspiradores, como los de “Al Maestro con Cariño”, “La Sociedad de los Poetas Muertos”, “La Sonrisa de Mona Lisa”, “En Busca del destino”, “Escritores de la Libertad”, “Escuela de Rebeldes”, “Con Ganas de Triunfar”, “Cielo de Octubre”, “Los Profesores” y “Mentes Peligrosas”, basada en un caso real. En historias más simples, tenemos comedias como “Cambio de Hábito 2”, “Escuela de Rock” y “Loca Escuela del Desorden”, que parodia a muchas de las películas mencionadas antes. Caso aparte es “El Director”, donde James Belushi interpreta al nuevo director de un colegio de malos elementos, a los que pretende eliminar a toda costa.
A nivel más existencialista, tenemos “Las Ventajas de ser Invisible”, “Rushmore” y “Con Honores”, y comedias más relajadas y absurdas como “De Vuelta al Colegio”, “Ni Idea”, “Senior Trip”, “Un Experto en Diversión” y “Escuela de Descarriados”, con Sean Penn en un papel que jamás volveremos a ver.

La lista sigue y sigue… como ya ven, mientras tengamos escuelas, estudiantes y profesores, habrá material para rato.

logo-vol-radio-blanco-transparente

Vol.Radio

Radio Online desde Viña del Mar, Chile

contacto@vol.radio

Copyright © 2019 Vol.Radio medios. Algunos derechos reservados.